Facebook Pixel

¿Cómo fortalecer las defensas naturales del cuerpo?

Publicado en May 28, 2020
Escrito por Pfizer Medical Team

El sistema de defensas, conocido como sistema inmune, consiste en órganos, células, tejidos y proteínas que, en conjunto, desempeñan un trabajo extraordinario defendiendo contra las enfermedades causadas por microorganismos tales como virus, bacterias, parásitos y hongos.

¿Qué se puede hacer para mantener el sistema inmune fuerte y saludable?

Existe evidencia de que la dieta y otros factores del estilo de vida tienen influencia sobre la fortaleza de este sistema y la susceptibilidad a enfermedades infecciosas. Cada parte del organismo, incluyendo el sistema inmune, funciona mejor si se protege del daño ambiental y se refuerza con estrategias de vida saludable como estas:

  1. Hábitos alimenticios.
    • Consumir alimentos bajos en grasa. Se ha demostrado que las grasas reducen la función de las células de defensa y alteran la microbiota intestinal, un componente importante del sistema inmune.
    • Evitar comer o beber demasiada azúcar es una medida importante pues el azúcar reduce las células que atacan las bacterias. Este efecto dura al menos algunas horas después de tomar un par de bebidas azucaradas.
    • Consumir los siguientes alimentos favorecerá la salud del sistema inmune:

    Frutas y vegetales que sean ricos en vitamina C y E, betacarotenos y Zinc. Algunos ejemplos son las moras, que contienen flavonoides los cuales tienen propiedades antioxidantes y protegen contra infecciones de las vías respiratorias; brócoli, una fuente importante de vitamina C y antioxidantes; camote, rico en betacaroteno que es una fuente rica de vitamina A; espinacas, contienen flavonoides, carotenoides, vitamina C y E; jengibre, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes; las naranjas, los kiwis y los pimientos rojos, son una fuente excelente de vitamina C. Las zanahorias, uvas rojas, fresas, mangos, limones y manzanas también son un buen ejemplo de estos alimentos saludables.
    Otros alimentos particularmente buenos para el sistema inmune por su alto contenido de vitaminas, minerales y antioxidantes incluyen el ajo, la cúrcuma, el té verde; las semillas de girasol, de calabaza o de ajonjolí; las almendras, las nueces, los búlgaros y algunos tipos de champiñones, así como las fuentes de Omega 3 como el atún, el salmón y la sardina.

  2. Manejo del estrés.
    Todas las personas tienen algo de estrés, pero si se prolonga por mucho tiempo se expone al cuerpo a un flujo constante de hormonas que suprimen el sistema inmune y hacen que las personas sean más vulnerables a las enfermedades. El estrés no se puede desaparecer, pero se puede aprender a manejarlo, incluso algo tan simple como respirar profundamente puede resultar útil. Las técnicas de relajación como la meditación o yoga también pueden ayudar.  

    Relacionarse con otras personas también es una medida para reducir el estrés, se ha demostrado que quienes se mantienen conectados con amigos tienen un sistema inmune mas fuerte que aquellos que se sienten solos. Buscar alguna terapia psicológica también puede hacer una gran diferencia.

  3. El sentido del humor.
    Reír es bueno para la salud. Reduce las hormonas del estrés y estimula un tipo de células que combaten las infecciones. 
  4. Actividad física.
    Hacer ejercicio moderado regularmente, por ejemplo, caminar 30 minutos diariamente, puede ayudar al sistema inmune. Además, el ejercicio ayuda a dormir mejor y aumenta las sustancias químicas que dan la sensación de bienestar. Es importante no excederse, pues a largo plazo, el ejercicio intenso podría causar daño. Antes de hacer cualquier tipo de actividad física se debe consultar al médico sobre las actividades más recomendables para cada persona.
  5. Hábitos de sueño.
    No dormir lo suficiente puede incrementar los niveles de las hormonas del estrés y producir inflamación en el organismo. Dormir al menos 7 horas es clave para mantener una buena salud.
  6. Bebidas alcohólicas.
    Beber demasiado alcohol (más de una copa en el caso de las mujeres o dos en los hombres) puede inhibir la función de las células de defensa y reduce la resistencia del organismo a las infecciones. Evitar o reducir el consumo de bebidas alcohólicas es otra de las medidas que refuerza el sistema inmune.
  7. Vida sexual activa.
    Mantener una vida sexual activa (tener relaciones sexuales con la pareja una o dos veces por semana) aumenta una proteína del sistema de defensas llamada inmunoglobulina A. Además, ayuda a mejorar el sistema inmune al reducir el estrés y mejorar la calidad del sueño.

Es importante recordar que el sistema inmune es complejo, mantener una buena alimentación y tener en mente los factores del estilo de vida mencionados en esta nota es esencial para mantenerlo saludable. Otras medidas como lavarse las manos con frecuencia, tener buena higiene general y evitar el contacto con personas enfermas contribuye considerablemente para reducir el riego de contagiarse por enfermedades transmitidas por virus, bacterias y otros agentes infecciosos.

 

Consulte a su médico.
GCMA: PP-MCM-MEX-1384

Referencias

  • 1. DerSarKissian C. Immune System Bosster and Busters. July 07, 2019. WebMD. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 2. Marengo K. The best foods for boosting your immune system. July 10, 2018. Medical News Today. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 3. DerSarkissian C. Myths and Facts about your immune system. January 15, 2020. WebMD. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 4. Foods to boost the immune system. March 13, 2020. Physicians Committee for Responsible Medicine. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 5. Exercise and immunity. April 14, 2018. National Institutes of Health. U.S. National Library of Medicine. MedLine Plus. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 6. Dunkin M. How to use your immune system to stay healthy. November 16, 2009. WebMD. Sitio web. Consultado el 19 de abril de 2020.
  • 7. Davison G. Kehaya C, Jones A. Nutritional and Physical Activity Interventions to improve Immunity. Am J Lifestyle Med 2016;10(3):152-68.
Temas:

MÁS PARA EXPLORAR

Volver arriba