Facebook Pixel

¿Cómo se previene la deshidratación?

Publicado en Jun 14, 2021
Escrito por Pfizer Medical Team
¿Cómo se previene la deshidratación?

El agua representa entre la mitad y los dos tercios del peso de una persona, es decir, equivale del 55% al 60% de la masa corporal. Es esencial para mantener el volumen en los vasos sanguíneos, ayuda a suministrar nutrientes a los tejidos y elimina los desechos a través de la orina. También proporciona el disolvente para las reacciones bioquímicas en el organismo y tiene la facultad de absorber el calor que se genera por el metabolismo.

La deshidratación ocurre cuando el cuerpo pierde más agua de la que ingiere. Para mantenerse sano, el cuerpo debe mantener un equilibrio hídrico donde el agua que se ha perdido a través de la respiración, el sudor, la orina y las heces, se compense con la que se bebe.

Si la ingesta y las pérdidas de agua y de electrolitos, especialmente de sodio y potasio, no se reponen, puede ocurrir la deshidratación y el cuerpo podría sufrir serias consecuencias. El mecanismo de la sed le indica al organismo cuando su contenido de agua se reduce y hace necesario beber agua para compensar las pérdidas.

El mecanismo de la deshidratación

El cerebro humano cuenta con células especializadas llamadas osmorreceptores, que se encargan de detectar la disminución del agua y desencadenan el mecanismo de la sed, al tiempo que liberan la hormona antidiurética (HAD), la cual disminuirá progresivamente la liberación de orina para limitar la pérdida de líquidos.

En cuanto se bebe agua, esta penetra por el torrente sanguíneo, es absorbida por el intestino y finalmente disminuye la concentración de HAD, con lo que se recupera el funcionamiento normal de las células del cuerpo y se reanuda la producción de orina en el riñón.

En un día regular, un adulto promedio pierde el equivalente a 10 tazas de agua, y si bien al comer y beber se repone ese líquido, cuando el cuerpo está enfermo y presenta fiebre, vómitos o diarrea, o si se expone a actividades o temperaturas excesivas, la pérdida se intensifica.

Factores de riesgo de deshidratación

La edad avanzada es un factor de riesgo de deshidratación, ya que hay una disminución en el agua corporal total y una menor capacidad para conservar líquidos, la percepción de la sed se vuelve menos aguda y la respuesta a los cambios de temperatura es menor.

Padecimientos crónicos, la disfunción renal o el alcoholismo también pueden ocasionar deshidratación, así como el ejercicio de alto rendimiento o vivir en altitudes superiores a 2,400 metros que exigen al cuerpo respirar más rápidamente.

¿Cómo saber si le falta hidratación al cuerpo?5

Los primeros signos de deshidratación leve son labios y boca ligeramente secos y la sensación de sed.

Una deshidratación moderada se refleja, además de la sed, en mayor sequedad de la boca, ojos hundidos, dolor de cabeza, sueño, fatiga, menor deseo de orinar, llanto sin lágrimas, mareos y piel menos elástica.

Finalmente, la deshidratación severa puede presentar sed extrema, irritabilidad, confusión, reducción notable de orina, que se vuelve de un color más oscuro, ausencia de sudor, baja presión sanguínea, palpitaciones, manos frías, labios azules y fiebre.

Vigilar una correcta hidratación

A fin de tener una correcta hidratación, es importante seguir algunas medidas de prevención:

  • Consumir muchos líquidos y alimentos que contengan agua, como frutas y verduras, de forma regular.
  • Beber más líquidos cuando haga calor.
  • Beber más líquidos en caso de enfermedad.
  • Si se va a realizar ejercicio vigoroso, empezar a hidratarse desde el día anterior y reponer líquidos a intervalos regulares durante y después del ejercicio.
  • Programar actividades físicas al aire libre cuando el clima esté fresco.

¿Cuánta agua es suficiente?

Según un reporte emitido por el Instituto de Medicina de la Academia Nacional de Estados Unidos, la cantidad de líquido diaria —ingerida tanto en alimentos como en bebidas— suficiente para cubrir las necesidades de personas consideradas saludables es, aproximadamente, de 3.7 litros para hombres adultos y 2.7 litros para mujeres adultas.

Esto puede tomarse como un referente, dado que la cantidad de agua que una persona debe consumir varía según la edad, sexo, peso, actividad física, condiciones de salud preexistentes e incluso el clima.

En el mencionado reporte se encontró que, siempre y cuando la persona no estuviera expuesta a condiciones físicas o climáticas extremas, la ingesta de líquidos impulsada por la sed y el consumo regular de bebidas durante las comidas fueron suficientes para mantener una hidratación adecuada.

Consulte a su médico.
GCMA: PP-MCM-MEX-1652

 

Referencias

  1. Lewis III JL. Enero 2019. Introducción al agua corporal. ManualMSD [Internet]. Sitio web. Consultado el 06 de enero de 2021.
  2. Dietary Reference Intakes For Water, Potassium, Sodium, Chloride, And Sulfate. Washington, D.C., National Academies Press. 2005.
  3. Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (CIEAH) ¿Qué es la deshidratación? Sitio web. Consultado el 28 de septiembre de 2020.
  4. ThorntonS.Lased.CátedraInternacionaldeEstudiosAvanzadosen Hidratación (CIEAH). Sitio web. Consultado el 28 de septiembre de 2020.
  5. Dehydration.HealthandSafetyGuidelines.GobiernodeMontana[Internet] 2014: 5-29. Sitio web. Consultado el 06 de enero de 2021.
Temas:

MÁS PARA EXPLORAR

Volver arriba