Facebook Pixel

La importancia de la limpieza y desinfección del agua para la salud

Publicado en Nov 15, 2022
Escrito por Pfizer Medical Team
La importancia de la limpieza y desinfección del agua para la salud

Más del 80% de las aguas residuales resultantes de actividades humanas se vierten en los ríos o el mar sin ningún tratamiento, lo que provoca su contaminación.1 Asimismo, la gran mayoría de los microorganismos patógenos transmitidos por el agua son de origen fecal.2

Las enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento siguen estando entre las principales causas de fallecimiento de niños menores de 5 años.3 Se estima que cada día alrededor de mil niños mueren debido a enfermedades diarreicas asociadas a la falta de higiene, y en todo el mundo, una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable salubre, mientras que dos de cada cinco personas no disponen de una instalación básica destinada a lavarse las manos con agua y jabón.1

El acceso a agua, saneamiento e higiene es un derecho humano, sin embargo, miles de millones de personas siguen enfrentándose a diario a enormes dificultades para acceder a los servicios más elementales.3

En América Latina y el Caribe, los riesgos epidemiológicos relacionados con el consumo de agua contaminada por gérmenes virulentos, como son los del cólera, las fiebres tifoideas o la hepatitis vírica, así como la existencia de otras enfermedades de origen hídrico resultantes de la contaminación microbiológica de las aguas de consumo humano, causan un gran impacto en la población.2

De hecho, los organismos resistentes a los antimicrobianos, además de estar presentes en las personas, animales, alimentos y plantas, se encuentran también en el medio ambiente (agua, suelo y aire).4 Por ende, el control de los factores medio ambientales influye en el desarrollo –y control– de las bacterias y las enfermedades.5

La legionelosis, por ejemplo, es una enfermedad causada por la bacteria Legionella spp., que tiene presencia en América del Norte, Sudamérica, Asia, África, Australia y Europa. En condiciones óptimas del agua, el microorganismo aumenta su capacidad de crecimiento y tiene la habilidad de dispersarse a través de las instalaciones de enfriamiento aire-agua.5

Una combinación de agua salubre y saneamiento, con educación sanitaria básica, puede ser responsable de una importante reducción en la prevalencia de algunas enfermedades relacionadas con el agua: 25% en el caso de la diarrea y 29% de ascariasis. También a ella se atribuye 55% de la disminución de la mortalidad infantil en general.2

La lucha contra las enfermedades infecciosas de origen hídrico ha sido un objetivo primordial de la salud pública en los últimos años, el cual requiere diversas soluciones técnicas; entre ellas, la desinfección del agua sigue siendo el método más eficaz y común.2

El empleo de métodos de desinfección (físicos, químicos o mixtos) sigue siendo una de las principales barreras de control higiénico-sanitario en la calidad del agua. El dióxido de cloro, por ejemplo, puede ser una solución prometedora al problema de la contaminación por Legionella en el abastecimiento de agua.5

Dentro de los métodos de desinfección más conocidos se encuentran aquellos de origen químico que usan desinfectantes, como los iones metálicos (plata y cobre), agentes oxidantes (compuestos que contengan halógenos, como cloro, bromo, ozono, y peróxido de hidrógeno) y agentes no oxidantes (aminas, tiocianatos y glicoles halogenados). Por su parte, la desinfección continua con luz ultravioleta tiene la ventaja de no producir sabor, olor o productos directos nocivos en el agua, y requiere una operación mínima de mantenimiento.5

En el hogar, mientras tanto, la correcta desinfección del agua se puede conseguir por diversos medios físicos o químicos, como estos:2

  • Ebullición. Para obtener un agua perfectamente desinfectada a nivel del mar, esta debe hervirse por un minuto; un minuto adicional de hervido es necesario por cada mil metros de altitud donde nos encontremos.
  • Rayos ultravioleta. La eficacia de la desinfección usando esta técnica está intrínsecamente ligada a la calidad del agua que va a ser tratada, por lo tanto, debe usarse solo en casos muy particulares.
  • Procesos químicos. Los reactivos químicos más comunes son el cloro y sus derivados y el ozono, junto con el dióxido de cloro.

 

Consulte a su médico.
Código GCMA: PP-ZYV-MEX-0154

 

Referencias

  1. Agua limpia y saneamiento. www.un.org. [citado el 25 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/water-and-sanitation/
  2. Organización Panamericana de la Salud (OPS). La desinfección del agua. 1999.
  3. Agua limpia y saneamiento: por qué es importante. www.un.org. [citado el 25 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/6_Spanish_Why_it_Matters.pdf
  4. Resistencia a los antimicrobianos [Internet]. Who.int. [citado el 25 de agosto de 2022]. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/antimicrobial-resistance
  5. Gea E. Métodos de desinfección del agua y su implicación en la legionelosis. Tecnol cienc agua [Internet]. 2018;09(3):29-46. Disponible en: http://dx.doi.org/10.24850/j-tyca-2018-03-02
Temas:

MÁS PARA EXPLORAR

Volver arriba