Facebook Pixel

Qué hacer para evitar un aumento de peso excesivo y repentino

Publicado en Jun 14, 2021
Escrito por Pfizer Medical Team

A lo largo de la evolución, los seres humanos han desarrollado mecanismos que promueven la acumulación de grasa durante los periodos de alimentación para sobrevivir durante las épocas de hambruna. Sin embargo, lo que fue un activo durante la evolución se ha convertido en una desventaja en la actualidad.

Independientemente de la predisposición genética a la obesidad, la fácil disponibilidad de alimentos ricos en grasas y la poca necesidad de realizar actividad física han permitido que la obesidad alcance proporciones epidémicas. Ante estas circunstancias, ¿qué se puede hacer para evitar una ganancia de peso excesiva?

El objetivo es convertir en un hábito la elección de alimentos nutritivos y saludables. Si se trata de prevenir el aumento de peso, se deben elegir alimentos que proporcionen la cantidad adecuada de calorías. Este número varía de persona a persona y depende de muchos factores como altura, peso, edad, sexo y nivel de actividad física.

Además de un plan de alimentación saludable, un estilo de vida activo ayuda a mantener el peso corporal. El monitoreo regular es importante para detectar cuando se está aumentando de peso, lo que llevará a un análisis del estilo de vida y a tomar decisiones sobre los cambios a efectuar.

La actividad física realizada de forma regular puede reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas. También es importante para tener una buena salud en general y pieza clave si se está tratando de perder peso o mantener un peso saludable.

Durante el ejercicio se aumenta la cantidad de calorías que el cuerpo “quema” o usa para obtener energía. La quema de calorías a través de la actividad física y la reducción de la cantidad de calorías que se consumen en la dieta crea un “déficit de calorías” que resultará en una pérdida de peso.

Para mantener el peso es recomendable realizar 150 minutos semanales de actividad aeróbica moderada, o bien, realizar 75 minutos de ejercicios de intensidad vigorosa o una combinación de ambos por semana.

Ejemplos de actividad moderada son: caminar a paso rápido, realizar trabajo de jardinería (barrer y embolsar hojas o cortar el césped), jugar activamente con niños o andar en bicicleta.

En la actividad física vigorosa la frecuencia cardiaca aumenta sustancialmente y la respiración es bastante difícil y rápida como para tener una conversación, por ejemplo, al trotar o correr, saltar la cuerda, patinar, jugar futbol o basquetbol o incluso nadar.

Hay que tener en cuenta que lograr y mantener un peso saludable requiere tanto actividad física regular como un plan de alimentación saludable. Si el peso corporal no ha cambiado durante varios meses, se puede decir que se está en equilibrio calórico. Si se necesita subir o bajar de peso, se deberá acudir con un especialista que ayude a equilibrar la dieta y el nivel de actividad física necesarios para lograr el objetivo.

Consulte a su médico.
GCMA: PP-MCM-MEX-1650

 

Referencias

  1. Galgani J, Ravussin E. Energy metabolism, fuel selection and body weight regulation. Int J Obes (Lond). 2008 December; 32(Suppl 7): S109–S119.

  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Preventing Weight Gain. Healthy Weight, Nutrition, and Physical Activity. (2020). Sitio Web. Consultado el 09 de septiembre del 2020.

Temas:

Encuesta Rápida

Después de leer este artículo ¿qué tan probable es que acudas con un especialista para revisar tus hábitos alimenticios y de actividad física?

MÁS PARA EXPLORAR

Volver arriba