Facebook Pixel

¿Una buena salud es la clave para la felicidad?

Publicado en Jun 20, 2022
Escrito por Pfizer Medical Team
¿Una buena salud es la clave para la felicidad?

El binomio felicidad y salud se ha convertido en un tema de interés y relevancia en la última década. Una mayor comprensión y reconocimiento de la importancia de la asociación entre felicidad y salud debería contribuir al progreso y tener un impacto favorable en la salud pública, tal como plantea la Organización de las Naciones Unidas con los objetivos del programa Desarrollo sostenible para el 2030.1

Definir la felicidad es complicado. Sigmund Freud señalaba que: “la felicidad es algo esencialmente subjetivo”; esta es una definición que entra dentro de la filosofía, la psicología y las ciencias sociales, entre otras. Entendiendo, por tanto, la felicidad como una sensación subjetiva de bienestar, los métodos para medirla y relacionarla con la salud real o percibida no están estandarizados.2

Varios estudios indican que la felicidad es una reacción neuronal, promovida por una serie de neurotransmisores químicos, entre los que se encuentran la serotonina, la dopamina y la prolactina, entre otros. 1

También se ha señalado que un porcentaje de la felicidad viene condicionado por la genética del individuo, al margen de otros factores como las experiencias que se hayan tenido en la vida, personalidad, temperamento y convivencia en un ambiente familiar estable y afectuoso.2

Por tanto, determinar si la carencia de felicidad puede estar relacionada con la mortalidad es un asunto importante.2

Factores químicos y biológicos

Los neurotransmisores asociados a la felicidad tienen un efecto positivo a nivel cardiovascular y tienen relación con otras enfermedades crónicas, como la hipertensión o la diabetes tipo 2. Por otro lado, la felicidad refuerza el sistema inmunológico, incrementando la producción de anticuerpos y modulando la respuesta inmunitaria. 1

Además, la felicidad induce la producción de la proteína telomerasa, que evita el acortamiento del material genético y retrasa el envejecimiento. Todo esto nos lleva a pensar que la felicidad es un factor pronóstico para ciertas enfermedades. 1

Se puede establecer la correlación entre estados de felicidad y salud, ya que la felicidad puede producir la dilatación de venas y arterias (vasodilatación), reducir la inflamación y la agregación de plaquetas, y disminuir la tensión arterial, así como el ritmo cardiaco. Por su parte, los estados emocionales negativos debilitan el sistema inmune y generan una peor respuesta inmune a las vacunas. 1

Factores psicológicos

Las intervenciones para mejorar el bienestar positivo o para mantener el bienestar frente al estrés pueden tener el potencial de promover un funcionamiento favorable del organismo, comportamientos de salud óptimos y mejores resultados cardiovasculares. La satisfacción en la mayoría de los dominios de la vida se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiaca. 1

Importante evidencia indica que los sujetos con mayor bienestar, altos niveles de felicidad y emociones positivas muestran mejores indicadores de salud. El optimismo es una variable positiva ampliamente estudiada y con gran evidencia sobre sus beneficios en la salud. 1

También se ha encontrado que los factores psicológicos positivos y negativos afectan a unos genes concretos relacionados con procesos crónicos inmunológicos e inflamatorios involucrados en la disfunción de las paredes de venas y arterias (endotelial). 1

Lo cierto es que la felicidad tiene una serie de efectos indirectos no menos importantes, ya que las personas felices promueven comportamientos saludables y se desenvuelven en entornos sociales más favorables.1

Consulte a su médico.
GCMA: PP-UNP-MEX-0091

Referencias

  1. Deschamps A. Felicidad y salud: evidencias científicas. Revisión bibliográfica. Rev Asoc Esp Espec Med Trab. 2020;29(4):374-385
  2. Seguí Díaz M. Does happiness influence mortality? Semergen. 2017;43(3):232–3.
Temas:
Volver arriba