Conozca los hechos sobre el cáncer de mama

Publicado en Oct 08, 2018
Escrito por Pfizer Medical Team

¿Qué es el cáncer de mama? | ¿Qué causa el cáncer de mama? | Mutaciones genéticas y cáncer de mama | ¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de mama? | ¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama? | ¿Cuándo debe someterse una mujer a una mamografía de detección? | ¿Cómo se trata el cáncer de mama?

En la actualidad hay más de 3 millones de mujeres que viven con cáncer de mama en EE. UU., que es la segunda causa de muerte entre mujeres. En algún momento durante la vida, aproximadamente el 12 % de las mujeres recibirá un diagnóstico de cáncer de mama.

Aunque el índice de mortalidad por cáncer de mama ha disminuido en general, sigue siendo la principal causa de muerte entre las mujeres hispanas. Entre las mujeres afroamericanas, la incidencia de cáncer de mama es menor que entre las mujeres de raza blanca, pero el índice de mortalidad es más elevado: hasta 2012, era de más del 42 % más alto, una diferencia que se espera que aumente. A pesar de que muchas mujeres se ven afectadas por el cáncer de mama, muchas personas podrían tener preguntas al respecto. Siga leyendo para aprender sobre los hechos.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama es causado por la proliferación descontrolada de células en la mama. Estas células pueden formar una masa denominada tumor. Aunque los cánceres de mama pueden comenzar en distintas partes de la mama, la mayoría comienzan en las glándulas que producen leche (llamados lóbulos) o en los tubos (que se llaman conductos) que transportan la leche al pezón.

Hay distintos tipos de cáncer de mama. Los tipos más frecuentes son los carcinomas, que se denominan en función del lugar en el que se forman y el grado al que se han diseminado. Los tipos de cáncer de mama más frecuentes se denominan carcinoma ductal in situ, carcinoma ductal invasor y carcinoma lobulillar invasor. In situ indica que se trata de una enfermedad no invasora en la que se encuentran células anómalas en los tejidos en los que comenzaron a proliferarse y no han invadido otras capas de tejido. Invasor significa que el cáncer se ha diseminado a otros tejidos en la mama.

Hay dos tipos de cáncer in situ:

  • Carcinoma ductal in situ (CDIS): se trata de un cáncer de mama no invasor, o un cáncer de mama que todavía no se ha diseminado de los conductos. Las células anómalas no se han diseminado fuera de los conductos a otros tejidos de la mama. En algunos casos, el carcinoma ductal in situ podría volverse un cáncer invasor y diseminarse a otros tejidos. Por el momento, no hay forma de saber qué lesiones podrían volverse invasoras. También se conoce como CDIS o carcinoma intraductal.
  • Carcinoma lobulillar in situ (CLIS): es un cambio en la mama que no es cáncer. Aparecen células que tienen el aspecto del cáncer dentro de los lóbulos de la mama, pero no fuera de ellos.

Existen diferentes tipos de cáncer de mama invasor, pero los dos más frecuentes son:

  • Carcinoma ductal invasor: cuando las células cancerosas se diseminan de los conductos a otras partes del tejido de la mama. También pueden diseminarse (metastatizarse) a otras partes del cuerpo.
  • Carcinoma lobulillar invasor: cuando las células cancerosas se diseminan de los lóbulos a otras partes cercanas del tejido de la mama. También pueden diseminarse (metastatizarse) a otras partes del cuerpo.

Otros tipos de cáncer de mama menos frecuentes son cáncer de mama inflamatorio, carcinoma mamario intracanalicular, tumor filoides y angiosarcoma.

Aunque la mayoría de los cánceres de mama se producen en mujeres, los hombres también pueden presentarlos.

¿Qué causa el cáncer de mama?

La mayoría de las mujeres que presentan cáncer de mama no tienen factores de riesgo evidentes para la enfermedad ni antecedentes familiares. Y tener uno o más factores de riesgo no significa que una mujer presentará cáncer de mama. No obstante, hay determinados factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de que una mujer contraiga cáncer de mama. Por ejemplo:

  • Edad. La mayoría de los cánceres de mama se encuentran en mujeres mayores de 50 años.
  • Determinadas mutaciones genéticas. Las mujeres que heredan mutaciones (cambios) en determinados genes (por ejemplo, BRCA1 y BRCA2) tienen un mayor riesgo.
  • Comenzar a menstruar antes de los 12 años o iniciar la menopausia después de los 55. Esto causa que las mujeres queden expuestas a determinadas hormonas durante períodos más prolongados, lo cual aumenta levemente el riesgo de presentar cáncer de mama.
  • Tener mamas densas. Esto puede dificultar la visualización de los tumores en una mamografía. Las mamas densas tienen más tejido conjuntivo que tejido adiposo.
  • Antecedentes familiares. Tener una pariente de primer grado (madre, hermana o hija) o más de una pariente, ya sea del lado de la madre o del padre, que hayan tenido cáncer de mama, aumenta el riesgo para una mujer.

Las investigaciones muestran que la mayoría de los cánceres de mama son causados por daño a los genes que se produce de forma casual después del nacimiento de la persona. Solo entre el 5 y el 10 % de los cánceres de mama se heredan (cuando cambios en los genes, llamados mutaciones, se transmiten de una generación de una familia a otra).

Mutaciones genéticas y cáncer de mama

Las mujeres que heredan mutaciones en determinados genes tienen un mayor riesgo de presentar cáncer de mama. Los principales de estos genes son el BRCA1 y el BRCA2.

Aunque todas las mujeres tienen los genes BRCA1 y BRCA2, solo 1 de cada 500 mujeres en EE. UU. tiene una mutación de cualquiera de ellos. No todas las mujeres que tienen una mutación presentan cáncer de mama, pero sí tienen un mayor riesgo. Los cánceres de mama relacionados con mutaciones del BRCA1 o el BRCA2 suelen encontrarse en mujeres más jóvenes, y con mayor frecuencia en ambas mamas. Las mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2 también aumentan el riesgo de que las mujeres presenten cáncer ovárico.

Además de las mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2, hay otras mutaciones genéticas menos frecuentes, que también pueden aumentar el riesgo de que las mujeres presenten cáncer de mama, aunque el riesgo es menor que con las mutaciones del BRCA1 y el BRCA2. Algunos de estos genes son el ATM, TP53, CHEK2, PTEN, CDH1, STK11 y el PALB2.

Mediante las pruebas genéticas se pueden identificar algunas mujeres con mutaciones heredadas de los genes BRCA1 y BRCA2, así como de otros genes determinados. Esta información podría ayudarlas a colaborar con sus profesionales de atención médica a fin de:

  • Reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.  
  • Iniciar pruebas de detección sistemática para cáncer de mama más temprano que en personas que no tienen las mutaciones.
  • Tomar medidas para detectar y posiblemente prevenir otros cánceres afectados por los genes BRCA1 y BRAC2.
  • Averiguar si existe la posibilidad de que determinados tratamientos sean eficaces.

¿Cuáles son los signos y síntomas del cáncer de mama?

La mayoría de las mujeres que reciben un diagnóstico de cáncer de mama no tienen signos o síntomas de la enfermedad. Sin embargo, hay algunos cambios en la mama que la mujer puede observar. Debe informarse de cualquier cambio al profesional de atención médica. Los cambios a los que se debe prestar atención incluyen:

  • Un bulto en la mama (el síntoma más común de cáncer de mama).
  • Hinchazón de toda la mama o de una zona.
  • Irritación de la piel o umbilicación.
  • Dolor en la mama o el pezón.
  • Cambios en la piel de la mama o el pezón, tales como enrojecimiento, engrosamiento o descamación.
  • Retracción (inversión) del pezón o secreción del pezón (que no sea leche).

¿Cómo se diagnostica el cáncer de mama?

Normalmente, un profesional de atención médica ordena una o más pruebas de diagnóstico.

  • Una mujer encuentra un bulto en su mama durante una autoexploración.
  • Un profesional de atención médica encuentra un bulto u otros cambios en la mama durante una exploración física.
  • Una mamografía de detección muestra hallazgos que requieren otras evaluaciones.

¿Cuándo debe someterse una mujer a una mamografía de detección?

Detectar el cáncer de mama en una fase precoz significa que los profesionales de atención médica podrán comenzar a tratarlo antes en el transcurso de la enfermedad. Las mamografías de detección son un importante recurso de diagnóstico para la detección precoz y se ha demostrado que ayudan a reducir la cantidad de muertes por cáncer de mama en mujeres de 40 a 74 años de edad.

En general:

  • Las mujeres de 40 a 49 años pueden someterse a una mamografía cada 1 a 2 años.
  • Las mujeres de 50 a 75 años deberían someterse a una mamografía cada 1 a 2 años, según los factores de riesgo.
  • Las mujeres cuyas madres o hermanas han tenido cáncer de mama a una edad más temprana, deberían pensar en la posibilidad de someterse a mamografías a una edad más temprana que la edad que la familiar con cáncer más joven tenía cuando recibió el diagnóstico.

Las mujeres deben hablar con sus profesionales de atención médica sobre la programación de una mamografía de detección que sea más conveniente para ellas.

Si hay sospecha de cáncer de mama, el profesional de atención médica llevará a cabo una o más pruebas para hacer un diagnóstico y determinar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Las pruebas específicas dependerán de diversos factores, tales como:

  • El tipo de cáncer que se sospecha.
  • Los signos y síntomas que la mujer tenga.
  • La edad y los antecedentes médicos de la mujer.
  • Los resultados de pruebas médicas anteriores.

Estas pruebas podrían incluir pruebas de diagnóstico por imágenes, tales como mamografías de diagnóstico (similares a las mamografías de detección, pero se obtienen más imágenes de la mama), ecografías y RM. Estos tipos de pruebas permitirán a los profesionales de atención médica ver la estructura de la mama de una persona.

Las pruebas de diagnóstico por imágenes son de utilidad para determinar si tal vez hay presencia de cáncer, pero solo una biopsia puede ofrecer un diagnóstico confirmado. Durante una biopsia, el profesional de atención médica extrae pequeños trozos de tejido mamario mediante una aguja o haciendo una incisión, y la analiza al microscopio para determinar si hay células cancerosas presentes.

¿Cómo se trata el cáncer de mama?

Los profesionales de atención médica toman en cuenta distintos factores al elegir un plan de tratamiento para el cáncer de mama. Por ejemplo:

  • Si el cáncer se ha diseminado; y en qué medida y a qué velocidad se ha diseminado.
  • Si las células cancerosas tienen determinados receptores hormonales.
  • La cantidad de una proteína llamada HER2 en las células cancerosas.
  • La salud y las preferencias de tratamiento de la persona.
  • Si una mujer ha tenido la menopausia.

Algunos de los tratamientos más frecuentes contra el cáncer de mama son:

  • Cirugía: los cirujanos extraen la parte de la mama que contiene el cáncer o la mama completa.
  • Quimioterapia: se administran medicamentos para reducir o destruir las células cancerosas.
  • Hormonoterapia: se administran medicamentos para evitar que las células cancerosas obtengan las hormonas que necesitan para proliferarse.
  • Tratamientos biológicos: medicamentos que actúan con el sistema inmunitario del cuerpo para ayudar a combatir las células cancerosas.
  • Radioterapia: rayos de alta energía que se usan para destruir las células cancerosas.

La mayoría de las mujeres con cáncer de mama suelen recibir más de un tipo de tratamiento.

Hable con su profesional de atención médica si tiene alguna pregunta sobre el cáncer de mama, la detección, el tratamiento o las medidas que puede tomar para reducir su riesgo. Si cree que tiene alguno de los signos o síntomas de cáncer de mama, haga una cita de inmediato para ver a su profesional de atención médica.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de hablar con el médico acerca del cáncer de mama?

MÁS PARA EXPLORAR