Datos sobre el cáncer colorrectal

Publicado en Nov 14, 2017

El cáncer colorrectal (CCR) se origina en el colon o el recto. A veces se lo llama cáncer de colon o cáncer de recto, dependiendo de dónde se origine. En general, si comienza en las últimas pulgadas del intestino grueso (cerca del ano), es cáncer de recto. Habitualmente se los agrupa porque son similares en su aparición, vigilancia médica y tratamiento.

Colorectal cancer

¿Cómo se desarrolla el CCR?

La mayoría de los casos de CCR se originan con un crecimiento, llamado pólipo, en el revestimiento interior del colon o el recto. Algunos tipos de pólipos (no todos) pueden pasar a ser cancerígenos con el tiempo. Si se forma cáncer en un pólipo, puede crecer en el colon y/o recto y luego diseminarse a la pared del intestino, los ganglios linfáticos y otros órganos. La gravedad del cáncer es en función de su diseminación.

Las pruebas de detección regulares pueden ayudarle al profesional de atención médica a encontrar y extirpar los pólipos lo antes posible. Estas pruebas también pueden ayudar a detectar el CCR en etapa temprana, cuando es muy curable. Algunos ejemplos de pruebas de detección son el análisis de heces para detectar la presencia de pequeñas cantidades de sangre y una colonoscopia, una prueba en la que el gastroenterólogo (el médico que se especializa en el tratamiento de enfermedades del aparato digestivo y el hígado) examina todas las partes del colon y el recto con una cámara muy pequeña llamada endoscopio.

¿Cuáles son los factores de riesgo de CCR?

Los factores de riesgo de CCR pueden separarse en dos grupos: los que las personas pueden cambiar (relacionados con el estilo de vida) y los que las personas no pueden cambiar. Es importante recordar que no todas las personas con factores de riesgo tendrán CCR y que incluso aquellas personas sin factores de riesgo pueden tener CCR.

Los factores de riesgo que se pueden cambiar incluyen:

  • Algunas dietas, como por ejemplo dietas con gran cantidad de carne roja (de res, cerdo, cordero o hígado) y carnes procesadas (salchichas y algunos fiambres)
  • Sobrepeso u obesidad
  • Falta de actividad física
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol (limite el consumo diario de bebidas alcohólicas a un máximo de dos bebidas para los hombres y una bebida para las mujeres)

Hable con el profesional de atención médica sobre los posibles factores de riesgo relacionados con su estilo de vida.

Los factores de riesgo que no se pueden cambiar incluyen:

  • Envejecimiento
  • Antecedentes personales de pólipos colorrectales o CCR
  • Antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal
  • Antecedentes familiares de pólipos colorrectales o CCR
  • Un cambio genético (mutación genética) hereditario que puede causar cáncer en los miembros de una familia
  • Raza u origen étnico, por ejemplo de ascendencia afroamericana o judía europea del este (judío asquenazí)

Si bien estos factores de riesgo no pueden modificarse, las pruebas de detección adecuadas pueden ayudar al profesional de atención médica a detectar y dar tratamiento al CCR.

¿Cuáles son las probabilidades de tener CCR?

Además de los cánceres de piel, el CCR es el tercer tipo de cáncer más frecuente diagnosticado en hombres y mujeres en los EE. UU. Aproximadamente 1 de cada 21 (4.7%) hombres y 1 de cada 23 (4.4%) mujeres presentarán CCR durante su vida.

Si bien el CCR se detecta principalmente en las personas de más de 50 años, los resultados de un estudio reciente sugieren que la incidencia de CCR en los EE. UU. está aumentando entre los adultos jóvenes. Se necesita seguir investigando para comprender el por qué, aunque algunos posibles motivos incluyen el aumento de la obesidad, un estilo de vida sedentario y una dieta deficiente. Aunque no tan frecuentes, otras posibles razones de que los más jóvenes tengan CCR incluyen trastornos hereditarios tales como poliposis adenomatosa familiar (PAF) que representa aproximadamente un 1% de todos los casos de CCR, y síndrome de Lynch que representa aproximadamente el 2% al 4% de todos los casos de CCR.

¿Qué puedo hacer para ayudarme?

Hay 3 cosas que puede hacer para ayudar a protegerse del CCR:

  1. Hágase pruebas de detección del CCR con regularidad. Hasta que los pólipos pasen a ser CCR suelen pasar varios años. Al hacerse pruebas regulares, el profesional de la salud puede encontrar y quitar la mayoría de los pólipos antes de que se conviertan en cáncer. Si ya se ha formado cáncer, la detección precoz como resultado de las pruebas puede aumentar las probabilidades de curarse.

    Las personas que no corren un gran riesgo de tener CCR deben comenzar a hacer las pruebas de detección a los 50 años. Las personas con un riesgo más alto podrían beneficiarse si comienzan a hacer las pruebas desde más jóvenes.
     
  2. Conozca sus antecedentes familiares. Su riesgo de sufrir CCR es mayor si un familiar cercano tuvo o tiene CCR o pólipos colorrectales. Es particularmente mayor si un familiar cercano tuvo cáncer colorrectal antes de los 45 años de edad. Hable con sus padres, hermanos, abuelos, tíos y primos para averiguar quién tuvo cáncer y a qué edad se les diagnosticó. Comparta esta información con su profesional de atención médica y conversen sobre cuándo debe comenzar con las pruebas de detección, qué pruebas debe hacerse y con qué frecuencia se debe controlar.
     
  3. Conozca los síntomas. Observe si tiene sangre en las deposiciones (las heces pueden verse oscuras o de un rojo intenso) y si hay cambios en la calidad de las deposiciones (por ejemplo, heces angostas durante más de varios días; puede ser un signo de estrechamiento del colon debido a cáncer). Otros signos de CCR pueden incluir:
  • Sangrado rectal con sangre de color rojo intenso o heces oscuras y alquitranadas.
  • Cambio en los movimientos intestinales, como diarrea o estreñimiento que dura más de varios días.
  • Dolores o retortijones estomacales.
  • Pérdida de peso no intencionada.
  • Debilidad o mayor cansancio que lo habitual.
  • Sensación de necesidad de defecar que no desaparece después de hacerlo.

Si tiene cualquiera de estos síntomas, ¡no los ignore! Hable inmediatamente con el profesional de la salud (y busque una segunda opinión si es necesario).

Paul Wissel, MD, FACP, es jefe clínico global y director ejecutivo de desarrollo clínico y operaciones de investigación en cáncer hematológico e investigación clínica en cáncer de mama en Pfizer, Inc.

Temas:
quick poll

MÁS PARA EXPLORAR

Subscribe To Our Newsletter!

Sign up to receive monthly newsletters and other Get Healthy Stay Healthy updates.