Entender la fibrilación auricular

Publicado en Oct 18, 2018
Revisado médicamente por George H. Sands, MD, FAAN, FAHA

La fibrilación auricular (FA) es el tipo más frecuente de irregularidad del ritmo cardíaco (a la que también se le llama arritmia). Se trata de una afección del corazón que se proyecta que afectará a entre 6 y 8 millones de personas en EE. UU. en 2019, y que puede conducir a problemas graves de la salud como accidente cerebrovascular. Siga leyendo para obtener más información.

¿Qué causa la FA?

La FA se produce cuando las señales eléctricas del corazón se vuelven desorganizadas y muy aceleradas. Esto ocasiona que las cavidades cardíacas superiores se contraigan de forma irregular (o tiemblen), evitando que puedan bombear sangre completamente hacia el interior de las cavidades cardíacas inferiores. Esto dificulta que el corazón bombee suficiente sangre rica en oxígeno al cuerpo.

El daño a las señales eléctricas del corazón a menudo es causado por enfermedades que pueden afectar al corazón, tales como hipertensión arterial o cardiopatía coronaria. En algunas personas, la causa de la FA podría permanecer desconocida.

¿Quiénes están en riesgo de tener FA?

A medida que envejecemos, el riesgo de tener FA aumenta (la mayoría de las personas presentan FA a los 65 años o posteriormente); también puede presentarse si hay antecedentes familiares de FA. Otros factores de riesgo son:

  • Hipertensión arterial.
  • Antecedentes de cardiopatía.
  • Tener afecciones crónicas como problemas tiroideos, diabetes o asma.
  • Apnea del sueño.
  • Ser un atleta.
  • Beber en exceso (5 bebidas alcohólicas en 2 horas para los hombres, y 4 bebidas en 2 horas, en el caso de las mujeres).

¿Cuáles son los signos y síntomas?

No todas las personas que tienen FA presentan signos o síntomas. Pero si eso sucede, podrían presentar uno o más de los siguientes:

  • Una sensación de “latidos fuertes” o de “aleteo” en el pecho (que también se denominan palpitaciones).
  • Falta de aliento.
  • Debilidad durante el ejercicio.
  • Cansancio.
  • Mareos o sensación de desmayo.
  • Confusión.

Lleve un registro de sus síntomas. Anote cuándo se presentan, qué causa que aparezcan o desaparezcan, su duración y su frecuencia. También lleve un registro de otras enfermedades que tenga y la forma en que podrían afectar sus síntomas. Hable con el profesional de atención médica sobre cualquier síntoma que tenga.

¿Podría la FA causar alguna complicación médica?

La FA puede ocasionar otros problemas de la salud graves, tales como accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca.

Un accidente cerebrovascular puede producirse debido a que la FA puede causar que la sangre permanezca demasiado tiempo en las aurículas (las cavidades superiores del corazón), aumentando la probabilidad de que se forme un coágulo. Luego, el coágulo podría bombearse fuera del corazón y desplazarse hacia el cerebro. Una vez ahí, podría bloquear el suministro de sangre a una arteria del cerebro, provocando un accidente cerebrovascular. Las personas con FA tienen una probabilidad casi 5 veces mayor de tener un accidente cerebrovascular que quienes no padecen FA.

"Insuficiencia cardíaca" significa que el corazón no está bombeando suficiente sangre para ayudar a que el cuerpo funcione correctamente. La FA puede ocasionar insuficiencia cardíaca debido a que el corazón late con tanta velocidad que nunca se llena adecuadamente con sangre para bombearla al cuerpo. Cuando esto sucede, la sangre puede regresar a las venas que transportan sangre rica en oxígeno de los pulmones al corazón. Cuando la FA causa insuficiencia cardíaca, el líquido de los pulmones puede causar cansancio y falta de aliento. Asimismo, la sangre rica en oxígeno no se envía al cerebro o a otras partes del cuerpo. Esto causa cansancio físico y mental, y reduce la energía de la persona. También puede acumularse líquido en las piernas, los tobillos y los pies. Esto causa aumento de peso relacionado con la insuficiencia cardíaca.

¿Cómo se diagnostica?

LA FA se diagnostica a partir de los antecedentes médicos, exploraciones físicas y resultados de pruebas y procedimientos. Algunas veces, la FA no tiene síntomas y puede detectarse durante la realización de pruebas cardíacas, como electrocardiogramas (ECG, que muestran el ritmo eléctrico del corazón), realizadas con otros fines. Otras pruebas que se usan para diagnosticar la FA incluyen análisis de sangre, radiografía de tórax, prueba de esfuerzo, monitor Holter, para registrar la actividad eléctrica del corazón, o ecocardiografía (ecocardio).

Si cree que tiene alguno de los síntomas de FA, asegúrese de decírselo a su profesional de atención médica o programe una visita médica preventiva.

¿Cómo se trata la FA?

Dependiendo de su estado de salud, su plan de tratamiento podría incluir un estilo de vida más saludable, medicación, intervención quirúrgica u otros procedimientos médicos. Es importante que también colabore con su profesional de atención médica para controlar cualquier otra enfermedad que tenga (consulte el apartado "Cambios de estilo de vida", a continuación).

Si le han diagnosticado FA, es importante que haga seguimientos regulares con su profesional de atención médica, ya que podrá colaborar con usted para ayudarle a:

  • Lograr que su ritmo cardíaco esté nuevamente dentro de los límites más normales.
  • Manejar sus factores de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Reducir el riesgo de que se formen coágulos de sangre.
  • Prevenir la insuficiencia cardíaca.

¿Hay cambios de estilo de vida que puedan ayudar a mejorar la FA?

Su profesional de atención médica podría recomendarle que tome medidas para tener un estilo de vida saludable. Algunas veces, unos cambios sencillos podrían ayudar a manejar la FA y reducir el riesgo de tener un accidente cerebrovascular. Consulte a su profesional de atención médica acerca de:

  • Limitar los posibles factores desencadenantes de la FA, tales como el consumo de alcohol y cafeína, y el estrés.
  • Dejar de fumar.
  • Comer alimentos saludables para el corazón.  
  • Seguir un plan de ejercicio.
  • Buscar apoyo. Incluya a sus familiares y amigos para que le ayuden a manejar la FA. Por ejemplo, ayúdelos a que conozcan los signos del accidente cerebrovascular. Pídales también que le ayuden a enfrentar la enfermedad, a controlar el estrés y a alentarlo a que siga su plan de tratamiento.

Es importante que entienda la FA y que hable con su profesional de atención médica acerca de cómo manejarla. Muchos pacientes de FA tienen una vida normal y activa; y, ¿qué mejor manera de hacerlo que permaneciendo sanos?

Revisor médico: George H. Sands, MD, FAAN, FAHA, Senior Medical Director de Pfizer Inc.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de hablar con su profesional de atención médica acerca de la fibrilación auricular?

MÁS PARA EXPLORAR