Fiebre en los niños: Lo que debe saber

Publicado en Mar 06, 2017
Escrito por Alison Mitzner, MD

La fiebre puede ocurrir en cualquier momento del año, pero es más frecuente durante los meses de otoño e invierno, especialmente en los niños. Seguramente se preocupa cuando su hijo tiene fiebre, pero ¿sabía que la fiebre es en realidad un signo de que el cuerpo de su hijo está combatiendo una infección? La fiebre es eso, y es algo bueno.  

En niños y adultos, la temperatura corporal puede cambiar según la edad, el momento del día y el nivel de actividad. En general, una temperatura oral de 99 °F o menos o rectal de 100.4 °F o menos se consideran normales. No obstante, todo valor por encima de estas temperaturas puede indicar fiebre.

Cómo medir la temperatura de su hijo

Hay diferentes métodos para tomar la temperatura de su hijo, por ejemplo, por vía oral (colocando el termómetro en la boca de su hijo) y rectal (insertando el termómetro en el trasero del niño).

Según la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), la manera más precisa de tomar la temperatura es por vía rectal y por eso recomiendan tomar la temperatura rectal en niños de menos de tres años de edad. En niños mayores, a partir de los 4 o 5 años, puede tomarse la temperatura por la boca.

No utilice termómetros de mercurio porque existe el riesgo de exposición al mercurio, que es peligroso. Use un termómetro digital, que es seguro y preciso.

Hay muchos tipos de termómetros digitales disponibles.

  • Termómetros digitales multiuso: Este termómetro habitualmente tiene un sensor en la punta y puede usarse para tomar la temperatura oral o rectal. También puede usar este tipo de termómetro debajo del brazo de su hijo, aunque la temperatura de la axila puede ser menos exacta.
  • Termómetros de la arteria temporal (al lado de la frente): Este termómetro se desliza por la frente y puede utilizarse en niños de más de tres meses de vida.
  • Termómetros timpánicos (en el oído): Este termómetro se coloca dentro del conducto auditivo externo y puede utilizarse en niños de más de 6 meses de vida.

Tenga en cuenta que si el termómetro no se coloca correctamente, o si hay mucha cera (para el termómetro timpánico), los valores pueden ser incorrectos.

Cuándo debe preocuparse

Como padre o tutor, es importante que sepa cuando la fiebre es lo suficientemente grave como para llamar al pediatra. En el siguiente cuadro ofrecemos una guía para saber cuándo debe llamar:

 Fiebre en los niños: Lo que debe saber

También debe llamar al pediatra si su hijo tiene cualquiera de estos otros síntomas:

  • Somnolencia o irritabilidad inusuales
  • Erupción sin causa aparente
  • Rigidez del cuello
  • Vómitos repetidos o se queja de que la luz hace que le duelan los ojos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar normalmente
  • Convulsiones
  • Fiebre que dura más de un día (en niños de menos de 2 años) o más de 3 días (en niños a partir de los 2 años)

Brinde comodidad

Su objetivo debe ser hacer sentir a su hijo lo más cómodo posible.
Estos consejos pueden ser de ayuda:

  • Administre líquidos para ayudar a impedir una deshidratación y que el cuerpo se enfríe. Algunas buenas opciones son agua, paletas heladas, sopas y Jell-O (postre de gelatina). Si su hijo no puede o no quiere comer, no lo fuerce.
  • Déjelo descansar todo lo posible.
  • Vístalo con ropa liviana y use sábanas ligeras.
  • Mantenga la temperatura de la casa en un nivel cómodo entre 70 °F y 74 °F.  
  • Asegúrese de que su hijo se quede en casa cuando tenga fiebre e incluso hasta 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido.

Aunque puede ser difícil ver sufrir a un niño con fiebre alta, también debe saber que el cuerpo de su hijo está actuando para mejorarse. Mientras tanto, confíe en su instinto sobre lo que sea ideal para su hijo. Y, por supuesto, si tiene cualquier tipo de inquietud, llame al pediatra.

Alison Mitzner, MD es directora principal y jefe de supervisión médica de evaluación y notificaciones de seguridad de Operaciones mundiales de seguridad y reguladoras.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de centrarse en que su hijo esté cómodo en lugar de llamar al médico inmediatamente?

MÁS PARA EXPLORAR