Mantenga la salud buccal: Diabetes y salud bucodental

Publicado en Apr 05, 2017
Escrito por Lori Stockert

La mayoría de las personas sabemos que la diabetes puede tener un efecto perjudicial para la salud de los ojos, los pies, los riñones y el corazón. Pero, ¿sabía usted que la diabetes también puede afectar a la boca? Según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), las personas diabéticas son más propensas a tener problemas de salud bucodental tales como gingivitis (enfermedad gingival incipiente) y periodontitis (enfermedad gingival grave). De hecho, la enfermedad gingival está reconocida como un problema de salud importante de quienes tienen diabetes.

Los estudios demuestran también que la pérdida de piezas dentales es hasta 2 veces más frecuente en diabéticos que en personas no diabéticas. La sequedad bucal debida a la reducción de saliva por diabetes no controlada puede causar complicaciones tales como caries, dolor bucal, úlceras bucales e infecciones por un aumento excesivo de la cantidad de bacterias.

El circuito diabetes-gingivitis

Una salud bucal problemática puede hacerlo ingresar en un círculo vicioso que puede afectar a su posibilidad de controlar la diabetes y mantener la boca sana. Las razones son las siguientes: No mantener controlada el azúcar en sangre en la diabetes puede aumentar las probabilidades de tener gingivitis. Esto puede causar caries, infecciones bucodentales, pérdida de piezas y muchos otros problemas dentales. A su vez, la enfermedad gingival grave puede de hecho aumentar el nivel de azúcar en la sangre. Para detener este ciclo perjudicial, hable con el médico y el dentista para controlar la diabetes y la salud bucodental.

Lo que puede hacer

Primero y principal, controle sus niveles de azúcar en la sangre y cuide adecuadamente su boca, encías y dientes. Aquí tiene algunos consejos de salud:

  • Mantenga sus valores de glucosa en sangre lo más cerca posible de sus valores objetivo. El médico le ayudará a establecer sus valores objetivo de glucosa en sangre y le indicará lo que debe hacer si los valores son demasiado altos o demasiado bajos.
  • Dos veces al día, use hilo dental y cepíllese los dientes con un cepillo de cerda suave o un cepillo de dientes eléctrico para eliminar mejor la placa dental.
  • Cepíllese la lengua para eliminar residuos y bacterias bucales.
  • Si usa dentadura postiza, límpiela a diario y quítesela por la noche.
  • Para combatir la sequedad bucal, beba agua de a sorbos y use sustitutos de saliva. También puede mascar chicle sin azúcar o gomas de menta para estimular el flujo de saliva.
  • Mantenga una dieta sana y equilibrada, y trabaje con un nutricionista profesional para elaborar un plan de comidas personalizado.
  • Si fuma, deje el hábito de inmediato. Fumar empeora la enfermedad gingival.
  • Visite al dentista regularmente; podría ser recomendable hacerlo 2 veces al año o más. Y asegúrese de comunicarle al equipo de salud bucodental que tiene diabetes.

Es importante trabajar junto con todo el equipo de atención de la diabetes, incluido el dentista, para recibir una atención integral y mantener sus niveles de azúcar en la sangre en sus valores objetivo.

Lori Stockert es directora de asuntos médicos del grupo de Reumatología Norteamericana de Pfizer.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de hablar con el médico o el dentista sobre la salud bucodental y la diabetes?