6 consejos para una visita productiva al médico

Publicado en May 26, 2016

Algunos niños no se molestan por ir al médico pues son el centro de atención y suelen recibir un pequeño premio al final de la visita. Sin embargo, al crecer, esa experiencia tiende a cambiar. Nos hacemos mayores y tal vez tengamos inquietudes incómodas para hablar con el profesional. Si su peso cambia, puede avergonzarse de subirse a la báscula del consultorio. Si el médico cambia, tendrá que compartir información muy personal con alguien totalmente distinto. Además, puede sentirse tan inquieto durante las visitas al médico que su presión arterial y frecuencia cardíaca aumentan. A veces este fenómeno recibe el nombre de “síndrome de la bata blanca”.

Saber lo que tiene que hacer antes de y durante las visitas al médico puede ayudar a crear una experiencia positiva. Puede ayudarle a establecer y construir una buena relación con el médico y tener una experiencia más reconfortante. Algunos consejos para tener en cuenta:

Prepárese para la visita: Anote antes de ir las preguntas para hacerle al médico. Lleve toda su información médica, por ejemplo una lista de problemas médicos y medicamentos. Este sencillo paso puede hacer que la visita al médico sea mucho más eficaz y asegurar que recibe respuesta a sus preguntas.

Dedique el tiempo suficiente para llegar a la cita y llenar los papeles. Todos estamos ocupados y llegamos tarde a las reuniones. Pero en una primera visita a un médico nuevo, es buena idea llegar temprano. Esto le evitará llegar apresurado e inquieto o tener que disculparse por llegar tarde. También le da tiempo para completar el papeleo médico y del seguro que habitualmente se requiere para la visita. Y, por supuesto, el médico debe estar a tiempo para la cita también.

Use vestimenta cómoda y lleve un libro. Para un examen habitualmente le harán quitarse la ropa y los zapatos. Por eso, es buena idea usar vestimenta holgada y zapatos que le resulten fáciles de quitar y poner. La “sala de espera” recibe ese nombre por un motivo; es posible que deba esperar al médico allí o en la sala de reconocimiento. Lleve un libro, una revista o su teléfono inteligente para mantenerse ocupado mientras espera.
 
Sea sincero durante la visita. Como paciente, tal vez se avergüence de los síntomas que tiene o no quiera comunicarle al médico su información privada. Puede tener temor de parecer “débil” o estar preocupado por no parecer que se queja demasiado. En realidad, es todo lo contrario. La visita al médico es cuando debe ser totalmente sincero acerca de sus problemas o síntomas. La información que brinde puede ofrecer indicios o datos cruciales para ayudar a hacer un diagnóstico médico adecuado.  

Piense en ir acompañado. Puede ser de ayuda ir a la visita con un amigo o un familiar para que le ayude a llevar el control de la información. Otra persona puede ayudar a responder las preguntas del médico sobre sus antecedentes médicos y a escuchar la información que le dé el profesional. Incluso, puede pedirle a su acompañante que tome notas. Algunas parejas van juntas al médico.  

Recuerde que el médico también es una persona. Algunos pacientes se sienten intimidados por el médico que los atiende. Puede ayudar recordar que los médicos son solo personas cuyo trabajo es comunicarse con usted y atender a sus preocupaciones médicas. Con toda la comunicación digital y las redes sociales, la visita al médico puede ser uno de los pocos lugares que quedan en que la conversación es una interacción muy personal e individualizada. El médico le brindará sus mejores conocimientos y opinión profesional. Es correcto tratar a su médico de la manera en que usted quisiera que lo traten: con respeto y amabilidad.

Rebecca Ashkenazy, MD es directora médica para los EE. UU. de Salud de mujeres y hombres en Pfizer Inc.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de usar los consejos que sugerimos para hablar con el médico?

MÁS PARA EXPLORAR