Respuestas a preguntas frecuentes acerca de la anestesia.

Publicado en Nov 06, 2017

En algún momento de la vida, podríamos necesitar algún procedimiento médico para el que se tenga que usar anestesia. Si bien posiblemente sepa que la anestesia es un tratamiento médico que se usa para impedir que se sienta dolor durante una cirugía, tal vez tenga preguntas sobre los diferentes tipos de anestesia, cómo actúan y su perfil de seguridad global. La información que sigue puede responder algunas de esas preguntas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de anestesia y cuándo se usan?

Hay 3 tipos principales de anestesia: local, regional y general.

Con la anestesia local, está despierto y cómodo. Este tipo de anestesia adormece una pequeña parte del cuerpo, como un diente, una catarata en el ojo de una persona o un pequeño crecimiento (como una verruga o un lunar).

Con la anestesia regional, también permanece despierto y alerta. Sin embargo, este tipo de anestesia bloquea el dolor en una zona más extensa del cuerpo, como por ejemplo toda la zona por debajo de la cintura, un brazo o una pierna. Un tipo común de anestesia regional es la epidural, que habitualmente se usa durante el parto.

La anestesia general afecta al cuerpo entero y lo deja inconsciente. Se utiliza para cirugía en los órganos internos como el corazón o el cerebro, y para procedimientos prolongados tales como una cirugía de columna. Con la anestesia general no se siente ningún tipo de dolor ni se recuerda el procedimiento más adelante. Raramente, una o dos de cada 10,000 personas pueden recuperar el conocimiento durante la anestesia general. Esto se llama despertar intraoperatorio. La persona podrá recordar el entorno o un evento relacionado con la cirugía pero habitualmente no siente dolor.

¿Es segura la anestesia?

La anestesia que se usa en la actualidad es más segura que la utilizada en el pasado, gracias a los avances en los medicamentos y a la mejora de la tecnología utilizada para vigilar al paciente. Sin embargo, como ocurre con cualquier procedimiento médico, la anestesia puede tener efectos secundarios. Algunos efectos pueden causar incomodidad o frustración, pero la mayoría no dura mucho. Los efectos secundarios que pueda tener dependen del tipo de anestesia que reciba.

  • La anestesia general puede causar náuseas y vómitos, dolor de garganta, confusión, dolores musculares, picazón y escalofríos o temblores.
  • La anestesia regional puede causar dolor de cabeza, dolor leve de espalda, dificultad para orinar y sangrado debajo de la piel donde se inyectó la anestesia.
  • Los efectos secundarios de la anestesia local suelen ser mínimos e incluyen reacciones alérgicas a la anestesia. Estas reacciones son raras.

Para ayudar a garantizar su seguridad al recibir anestesia general, el profesional en anestesia (llamado anestesiólogo) se quedará con usted durante el procedimiento completo vigilando continuamente cada función importante del cuerpo y ajustando el anestésico según sea necesario.

Los profesionales médicos que lo atienden deberán explicarle los beneficios y los riesgos de la anestesia y el procedimiento médico antes de que estos se realicen. También deberán responder las preguntas que usted tenga. Únicamente entonces debe usted aceptar someterse al procedimiento (incluso recibir anestesia). Esto se llama consentimiento informado.

¿Qué debe preguntarle al anestesiólogo antes del procedimiento?

La comunicación con el anestesiólogo es importante antes de un procedimiento que requiere anestesia.

Posiblemente el anestesiólogo se reúna con usted antes de la cirugía programada o antes de que comience el procedimiento. Durante esta reunión:

  • El anestesiólogo repasará sus antecedentes médicos y de anestesia y los resultados de análisis.
  • También responderá las preguntas que usted tenga sobre la anestesia que recibirá.
  • Dígale al anestesiólogo si alguna vez tuvo reacciones o efectos secundarios de un procedimiento o cirugía. El anestesiólogo podría darle algún medicamento que le ayude o hacer otros ajustes para impedirlos.

En algunos casos, posiblemente se reúna con el anestesiólogo varios días antes del procedimiento. El anestesiólogo le dirá cuándo debe dejar de comer y beber y qué programa seguir para tomar cualquier medicamento. Si fuma, dígaselo al anestesiólogo. Intente dejar de fumar con la mayor anticipación posible al procedimiento. Fumar puede aumentar su riesgo de sufrir problemas durante y después del procedimiento. A veces el cirujano también hablará de estos temas con usted.

Qué esperar después del procedimiento

Después del procedimiento, el anestesiólogo:

  • Revertirá los efectos de la anestesia (lo despertará) si le administraron anestesia general.
  • Lo vigilará y pedirá los medicamentos necesarios para que se recupere de manera segura.

Debe saber que:

  • Como la anestesia puede quedar en el cuerpo hasta por 24 horas, no le permitirán retirarse del centro solo ni conducir.
  • Si le permiten retirarse del centro después de un procedimiento, podrían recomendarle que alguien se quede con usted en las primeras 24 horas.
  • Dependiendo del procedimiento que le hayan realizado, podría querer pasar el día descansando en silencio. Por ejemplo, si tiene niños pequeños, debe hacer arreglos para que alguien los cuide ese día.

Durante las primeras 24 horas, algunas sustancias pueden interactuar con la anestesia que haya quedado en el cuerpo y causar efectos adversos. Por ejemplo, podrán recomendarle que evite las bebidas alcohólicas por el momento. También, pregunte por los medicamentos que utiliza habitualmente (si utiliza) y cuándo puede empezar a utilizarlos otra vez.

También debe hablar con el profesional de atención médica acerca de lo que debe comer. Tal vez le haga beber solo líquido al principio y luego pasar a una comida ligera.
Debe saber que lo que ocurra después del procedimiento puede variar dependiendo del tipo de anestesia que haya recibido.

Lo que tienen que saber los padres

Si un niño se someterá a un procedimiento que requiera anestesia, es importante que los padres:

  • Hablen con el anestesiólogo acerca de los antecedentes médicos de su hijo.
  • Preparen al niño para el procedimiento (por ejemplo, cuándo debe dejar de comer y beber, y qué medicamentos debe tomar, si corresponde, antes del procedimiento).
  • Hablen con su hijo sobre lo que se puede esperar antes, durante y después del procedimiento. Es importante que los padres estén tranquilos y brinden seguridad al niño durante este momento. De este modo, el niño podrá estar tranquilo y recuperarse más rápidamente.

Dipali Davé, MD, MHA, es médico y redactor asistente e investigador médico para el sitio web Get Healthy Stay Healthy de Pfizer.

Temas:

Escuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de hablar con el profesional de atención médica (o sus seres queridos) acerca de las opciones de anestesia para un procedimiento y lo que puede hacer para mantenerse a salvo?

MÁS PARA EXPLORAR