Cómo ayudar a un ser querido que podría tener tendencias suicidas


Factores de riesgo del suicidio | Conozca los signos de advertencia | Sepa cómo ayudar

En 2013, más de 41,000 personas se suicidaron en EE. UU. Entre 1999 y 2016, el índice de suicidio en EE. UU. aumentó casi un 30 %, con una tasa entre hombres casi 4 veces mayor que la tasa en mujeres. Como si esas cifras no fueran lo suficientemente alarmantes, la cantidad de niños y adolescentes de entre 5 y 17 años de edad que fueron hospitalizados por tener pensamientos de suicidio o por intentar suicidarse casi se duplicó entre 2008 y 2015. Asimismo, en 2015, casi el 9 % de los niños y jóvenes de grados 9 a 12 informaron que habían hecho por lo menos 1 intento de suicidio en los últimos 12 meses. Las adolescentes tuvieron casi el doble de intentos que los chicos. En conjunto, el suicidio repercute en las familias, los amigos y las comunidades.

Factores de riesgo del suicidio

La depresión es la afección que se asocia con más frecuencia al suicidio. En especial cuando no se encaran, la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias aumentan el riesgo de suicidio.

Otros factores también podrían poner a una persona en riesgo de suicidio. Entre ellos se encuentran acontecimientos estresantes de la vida, tales como divorcios, problemas económicos, la pérdida de un ser cercano, problemas físicos de salud graves, trauma, determinadas afecciones de salud mental y tener antecedentes familiares de suicidio.

Además, las personas de determinados grupos están en mayor riesgo. Por ejemplo:

  • Personas de la comunidad LGBT.
  • Miembros o exmiembros de las fuerzas armadas.
  • Indios norteamericanos/nativos de Alaska.
  • Hombres de mediana edad y hombres mayores.

Usted podría salvar vidas si es capaz ayudar y de reconocer los signos de que alguien que usted conoce podría tener pensamientos de suicidio.

Conozca los signos de advertencia

Hay varios signos de advertencia que podrían indicar que una persona tiene pensamientos de suicidio. Algunos pueden ser:

  • Hablar sobre el suicidio. Por ejemplo, decir cosas como "me gustaría no haber nacido" o "estaría mejor muerto".
  • Buscar el acceso a armas, pastillas u objetos que podrían usarse en un intento de suicidio.
  • Concentrarse en la muerte, en morir o en la violencia. Por ejemplo, escribir poemas o historias sobre la muerte.
  • Tener sentimientos de impotencia, desesperanza o de estar atrapado.
  • Sentimientos de inutilidad, culpabilidad o de ser una carga para los demás.
  • Tomar medidas para dejar los asuntos en orden. Por ejemplo, hacer un testamento o regalar posesiones preciadas.
  • Despedirse de las personas como si no fuera a volver a verlas.
  • Retraerse de otras personas y deseo de estar solo.
  • Conductas imprudentes. Por ejemplo, aumento del consumo de alcohol o drogas, conducir peligrosamente o tener relaciones sexuales arriesgadas.
  • Parecer tranquilo y feliz repentinamente. Esto podría significar que la persona ha decidido intentar suicidarse.

El 51 % de todas las muertes por suicidio involucran el uso de armas de fuego.
Entre el 30 % y el 40 % de los intentos de suicidio involucran intoxicación aguda por alcohol.
El 22 % de las muertes por suicidio involucran intoxicación por alcohol.
El 20 % de las muertes por suicidio involucran el uso de opiáceos.

Sepa cómo ayudar

Si observa signos de advertencia de suicidio en una persona que conoce, tome a la persona en serio y actúe. A continuación se presentan algunas cosas que debería y que no debería hacer para tratar de ayudar.

LO QUE NO DEBE HACER:

Discutir y decir cosas como: "Tienes mucho por qué vivir", "si te suicidas lastimarás a tu familia", o "hay que ver el lado bueno".

  • Actuar conmocionado, hablar sobre el valor de la vida o decir que el suicidio está mal.
  • Prometer que guardará el secreto. Es posible que tenga que romper su promesa para salvar la vida de la persona.
  • Tratar de solucionar sus problemas, ofrecer consejos, o tratar de hacer que la persona justifique sus pensamientos de suicidio.
  • Asumir la responsabilidad. Usted no es responsable de los pensamientos de suicidio de otra persona.

LO QUE DEBE HACER:

  • Decir cosas como: "Puedes contar conmigo", "no estás solo", "me importas" o "quiero ayudarte".
  • Decirle a la persona que, aunque usted no entienda exactamente cómo se siente, puede contar con usted.
  • Escuchar. Puede ser de ayuda permitir que la persona se desahogue y exprese sus sentimientos.
  • No juzgar, permanecer calmado y reconfortante.
  • Estar esperanzado. Decir que los sentimientos de suicidio son temporales y que hay recursos de ayuda.
  • Tomar en serio los pensamientos de suicidio de la persona.

Si usted o alguna persona que conoce está pensando en suicidarse, comuníquese de inmediato con la Red Nacional de Prevención del Suicidio (National Suicide Prevention Lifeline) al 1-800-273-TALK (8255) o con un profesional de la salud mental en su zona. Si le preocupa que alguna persona esté en riesgo inmediato, llame al 911 o lleve a la persona a la sala de urgencias del hospital más cercano.

Temas:

Encuesta Rápida

Tras leer este artículo, ¿qué probabilidades tiene de hablar con su profesional de atención médica o con un ser querido acerca del suicidio?

Subscribe To Our Newsletter!

Sign up to receive monthly newsletters and other Get Healthy Stay Healthy updates.